domingo, 29 de julio de 2007

Un día más conmigo


Hace unos días, leí unas cartas que encontré en el "baúl" olvidado de mi cuarto; encontré mensajes diversos, desde la maestra que me andaba ligando hasta el papelito de la secundaria "Pásame la 3". Qué tiempos aquéllos. Era divertido pasarse papelitos para contar lo que te había sucedido los días que no se vieros. A veces me río porque nos podíamos esperar al recreo para conversar, pero era magnífica la adrenalina de ser atrapada en el chisme de los papelitos.

También encontré unas cartas de unas amigas de la prepa, cuando estaba en el COBACH 13. Cartas que contenían buenos deseos y muchos besos. Qué emocionante es saber que mi adolescencia tuve amigos así. En la primaria era como toda niña: socarrona e insulsa. No tenía amigos o amigas, a nadie le agradaba hablarme, pues yo hablaba de cosas inusuales.

En ese mismo baúl, encontré unos boletos del cine... de muchas funciones: Harry Potter, La llave secreta, El hombre araña, El aro 2, SuperMan, entre varios otros. Siempre me ha gustado guardar los boletos del cine, así como la nota de mis rentas de películas.

Ayer fui a una fiesta... no manchen, me dormí a las cinco con cuarenta minutos. Ya se me ha quitado el sueño.


Película que vi ayer con William: Mundo fantasma (inconclusa)

Canción que estoy escuchando: Onslaught - "Twisted Jesus"

jueves, 26 de julio de 2007

CORTOMETRAJE

Corres, te persiguen, sufres, gritas... pides auxilio y nadie es capaz de ayudarte... encuentras que la gente es tu peor enemiga... el pueblo, la ciudad, el mundo no está de tu lado. Al final encuentras la salida.. a los amigos, a los demás. A los que te "ayudan" a escapar de lo que huyes. Vean este corto... de pocas palabras, pero algo tentadora.



miércoles, 18 de julio de 2007

El pueblo unido jamás será vencido

Esta canción la pusimos el día de la muerte de mi papá y en el velatorio, así como la canción de "Venceremos".


¿Libertad de expresión?

Entiendo que la libertad de expresión es algo inexistente en el mundo. Pero es el colmo de la estupidez lo que Ulises Ruiz, gobernador de Oaxaca está haciendo. ¿Por qué no permitir la Guelaguetza magisterial? ¿Qué pierde? ¿Qué gana? No comprendo cómo un gobernante puede hacerle tanto daño a su "pueblo" a la gente que votó por él, que creyó en él al inicio, en su campaña ¿O será lo mismo que sucedió con FeCal? Si eso fue lo que pasó, pues ¿qué otra cosa se puede esperar de alguien así? Qué mierdas son los gobernantes, me dan asco, son como esos seres que se creen dueños y superiores de todos. No sólo hablo por Ulises Ruiz, también por FeCal, Salinas, Díaz Ordaz, Pablo Salazar, Juan Sabines... entre muchísimos otros que ya no quiero nombrar, pues me llevaría todo mi blog. Por favor, "gobernantes" gobiernen bien, sepan hacer las cosas, cumplan lo que prometen... y sino, pues hagan y solucionen las cosas.

lunes, 16 de julio de 2007

Another Brick in the wall

La mayor parte del tiempo, las escuelas sólo sirven para crear inútiles seres, que no hacen más que seguir líderes y seguir ideales que no son propios. La escuela pública es asquerosa -y no es porque esté a favor de las escuelas privadas (son peores).

Las escuelas no deben foementar la enajenación y la sumisión. Lo facilitadores deben ser ayudantes de los aprendizajes, aportar conocimientos y aumentar los que ya existen, no deben tratar de formar niños y niñas sin criterio.

Como dijesen los miembros de pink floyd los maestros y maestras son "otro ladrillo en la pared".

domingo, 15 de julio de 2007

"Oración del buen alumno" de Luis Pescetti

Esto lo encontré en la página de Luis Pescetti. Me parece muy acertado y refleja el contexto histórico en el que actualmente (y desde siempre) se encuentran los niños y las niñas de todo el mundo. ¿Es importante lo que se aprende en la escuela para poder aplicarla en la vida cuando...?

¿Cómo es la tabla del nueve si, en el noticiero, veo que un juez aceptó un soborno?

¿Cuánto es seis por cuatro si me entero de que un policía participó de un secuestro?

¿Usaré “be larga” o “ve corta” si me entero de que un laboratorio manipulaba por el precio de sus medicinas?

¿Cómo me acuerdo si se usa, “ese” o “ce”, si me entero de que un médico hace una operación innecesaria (y él lo sabía)?

¿Cómo es la tabla del cinco si oigo que un senador obedece órdenes?

¿Qué libros debo leer cuando veo en los noticieros que unos policías, junto con unos jueces, inventaban causas contra personas inocentes?

¿Qué libros serán mejores o cuáles, aunque sea: buenos?

¿Cómo es la regla de la “elle” o “ye” si en la televisión pasan un bombardeo real, en vivo y en directo?

¿Cuánto da cinco por siete si veo a unos periodistas y fotógrafos acosando a una persona?

Si aprendo todas las reglas, si las aprendo y las uso, ¿cómo hago para recordarlas cuando en el noticiero veo que un policía mata a un maestro en huelga?

¿Y cuando una investigación denuncia que unos sindicalistas amenazan a los mismos trabajadores que representan?

¿Y cuando leo en el periódico que llevan treinta años al frente de su sindicato o veinte años gobernando una provincia?

¿Y cuando las noticias dicen que cambian la Constitución porque les conviene?

¿Cómo hará mi memoria para aprender de memoria?

¿Cómo hará mi obediencia?

Cuando veo cómo se insultan en las campañas, afilan sus dientes, muestran guardaespaldas y se amenazan, ¿cómo hará mi memoria?

Cuando nombran jueces que los favorecerán, y dictan fallos que serán retribuidos, o mienten en las noticias, o abusan de los fieles de su parroquia o crean un banco para lavar dinero (y es un banco bonito, con colores, empleados y publicidad).

O cuando cierran los bancos y desaparecen los ahorros, ¿cómo haré para acordarme de cada cosa que me enseñan?

O, mejor dicho: ¿cómo haré para acordarme de qué es lo que dicen, y qué es lo que enseñan?

¿Cómo hará mi obediencia?

¿Cómo hará mi buena letra?

Mi ortografía, mi creatividad, mi memoria.

¿Cómo confiar en las señales de tránsito?

¿Cómo sostener el orden de los planetas?

Otra pregunta, otra entre tantas:

¿Qué es lo que se queda quieto y qué lo que se mueve?

Día de calor

No había usado lentes oscuros... más bien no los uso, no me gusta cómo me quedan. Por eso les traigo el deleite abusivo de esta foto, que sólo por dos minutos usé los lentes de sol.



Les djeo la foto sólo porque jamás me verán así en la calle o en un auto, o en la playa [bueno menos en la playa pues no me gusta el mar].... Dsifrútenla mientras puedan.

Cambiando de tema, cuanodo tenía la edad de 18 años hice montones de cosas... y eso me ponía feliz, hice un dibujo, que no es bueno ni mucho menos el mejor, pero me encanta.

Aquí está la creación de esas fechas:

Me alacié el cabello y me quedé sin lentes

Así me veía el día de mi graduación. Mis lentes estaban en un hospital de anteojos y mi cabello era lacio. Fue la primera vez en mi vida que rtenía el cabello lacio. Se me veía bien jaja. No me gustó el día viernes, en la graduación. Habló quien tenía que hablar sólo por su promedio de 9.6 y no quien debía hablar que tenía un promedio de 8.6, pero así es la vida. En la sociedad te definen por números: "esa chava se sacó un diez por ser inteligente", "esa tipa tiene un culo de diez", "tu casa se merece un ocho". No interesa. Se dio un discurso común, que agrade a todos y que entretenga al público. Se dieron las cartas de pasantes y nos fuimos a nuestras casas. Bueno, yo me fue a Apple Bee's, restaurante de corte gringo con menúes en inglés. Realmente está rico lo que ahí se hace, lamento decirlo, pues no me agradan los gringos... pero estuvo delicioso. Mi mamá me dio una carta, la cual no he leído y debo leer. William igual, pero esa ya la leí. Mi familia quiere que me alacie el cabello de forma permanete, acepté. Frívolo ono, me vale madres.
Así están las cosas: tengo semanas libres, sin ataduras, tengo que ir al oftalmólogo a hacerme mi revisión de costumbre, ya fui por mis lentes al hospital, ya están sanos y de vuelta en mi rostro. Tengo mi carta de pasante de historia, ya tengo jardín para practicar, ya tengo asesor... estoy tranquila y feliz.

jueves, 12 de julio de 2007

Graduación

Jueves por la noche, recordando mis clases desde el preescolar me di cuenta que soy un residuo apestoso del sistema educativo mexicano. Mañana es mi graduación de Historia. Subirán los sarnosos de mis compañeros y algunos amigos a recibir sus documentos de pasantes. No haré la fiesta que organicé hace cuatro años y medio; cuando apenas iba a estudiar Sociología -según yo- en sSan Cristóbal. Esa súper fiesta de primera... con música en vivo y muchas chelas. Ahora no, no hay fiuesta, ni novio ni amigos. Perdí todo al ser la chica que estudió esa insípida carrera. Bueno, Historia no es insípida, pero sí esa escuela en la que estudié. Profesores estúpidos [Si, si, si. Debo excluir a algunos muy buenos y a toda madre]. Profesores que se aprovechan de las alumnas de primero... "te paso si me las prestas". o aquellos profesores que por ser doctores en esto y aquéllo se creen superiores en todos los ámbitos. Aún espero esa escuela utópica que he mensionado millones de veces, exactamente es utópica.

Agradezco el apoyo que recibí por parte del doctor Sergio Nicolás Gtz Cruz, al maestro Thomas Arvol Lee Whiting, al licenciado Abel Coutiño, maestra Rocío Ortiz que son muy buenos profesores, dedicados y a toda madre; cada uno en diversos ámbitos -no sólo como profesores. Los demás profesores simplemente no ocupan un lugar chido en mi vida y eso no tiene importancia ¿o si?

Lo chido de mañana es que me invitará a comer mi familia por ser una pasante más en el mundo de las licenciaturas.