domingo, 15 de julio de 2007

"Oración del buen alumno" de Luis Pescetti

Esto lo encontré en la página de Luis Pescetti. Me parece muy acertado y refleja el contexto histórico en el que actualmente (y desde siempre) se encuentran los niños y las niñas de todo el mundo. ¿Es importante lo que se aprende en la escuela para poder aplicarla en la vida cuando...?

¿Cómo es la tabla del nueve si, en el noticiero, veo que un juez aceptó un soborno?

¿Cuánto es seis por cuatro si me entero de que un policía participó de un secuestro?

¿Usaré “be larga” o “ve corta” si me entero de que un laboratorio manipulaba por el precio de sus medicinas?

¿Cómo me acuerdo si se usa, “ese” o “ce”, si me entero de que un médico hace una operación innecesaria (y él lo sabía)?

¿Cómo es la tabla del cinco si oigo que un senador obedece órdenes?

¿Qué libros debo leer cuando veo en los noticieros que unos policías, junto con unos jueces, inventaban causas contra personas inocentes?

¿Qué libros serán mejores o cuáles, aunque sea: buenos?

¿Cómo es la regla de la “elle” o “ye” si en la televisión pasan un bombardeo real, en vivo y en directo?

¿Cuánto da cinco por siete si veo a unos periodistas y fotógrafos acosando a una persona?

Si aprendo todas las reglas, si las aprendo y las uso, ¿cómo hago para recordarlas cuando en el noticiero veo que un policía mata a un maestro en huelga?

¿Y cuando una investigación denuncia que unos sindicalistas amenazan a los mismos trabajadores que representan?

¿Y cuando leo en el periódico que llevan treinta años al frente de su sindicato o veinte años gobernando una provincia?

¿Y cuando las noticias dicen que cambian la Constitución porque les conviene?

¿Cómo hará mi memoria para aprender de memoria?

¿Cómo hará mi obediencia?

Cuando veo cómo se insultan en las campañas, afilan sus dientes, muestran guardaespaldas y se amenazan, ¿cómo hará mi memoria?

Cuando nombran jueces que los favorecerán, y dictan fallos que serán retribuidos, o mienten en las noticias, o abusan de los fieles de su parroquia o crean un banco para lavar dinero (y es un banco bonito, con colores, empleados y publicidad).

O cuando cierran los bancos y desaparecen los ahorros, ¿cómo haré para acordarme de cada cosa que me enseñan?

O, mejor dicho: ¿cómo haré para acordarme de qué es lo que dicen, y qué es lo que enseñan?

¿Cómo hará mi obediencia?

¿Cómo hará mi buena letra?

Mi ortografía, mi creatividad, mi memoria.

¿Cómo confiar en las señales de tránsito?

¿Cómo sostener el orden de los planetas?

Otra pregunta, otra entre tantas:

¿Qué es lo que se queda quieto y qué lo que se mueve?

2 comentarios:

Lenina dijo...

Muy cierto. La educación es tan cuadrada, tan estricta, pero sus frutos son tan maleables, tan endebles. Nada de lo que se aprende sirve si no es para mejorar el mundo.

http://plagiodemariaelenawalsh.blogspot.com/ dijo...

Cliqueando sobre http://plagiodemariaelenawalsh.blogspot.com/ puede leerse la historia del plagio literario de la pirata anglo-argentina a la docente Lic. Sara Zapata Valeije sarazapatavalaeije@yahoo.com.ar ,ganadora del 2do. puesto del Premio Clarín Alfaguara / Premio Clarín Novela / Premio Clarín de Novela 2005.


profesoragarciafacino@yahoo.com.ar