viernes, 26 de diciembre de 2008

Fando y Lis


Texto transcrito por Lenina Leyva de la película de Fernando Arrabal y Alejandro Jodorowsky:

Había una vez, hace ya mucho tiempo, una ciudad maravillosa llamada Tar. En esa época todas nuestras ciudades estaban intactas, no se veían ruinas porque la guerra final aun no había estallado. Cuando sucedió la gran catástrofe desaparecieron todas las ciudades menos Tar. Tar existe aun, si sabes buscarla la encontrarás, y cuando llegues a Tar la gente te traerá vino y soda y podrás jugar con una caja de música que tiene manivela. Cuando llegues a Tar ayudarás en la vendimia y recogerás el escorpión que se oculta bajo la piedra blanca.Cuando llegues a Tar conocerás la eternidad y verás el pájaro que cada cien años bebe una gota de agua del océano. Cuando llegues a Tar comprenderás la vida, y serás gato y fénix, y cisne y elefante, y niño y anciano, y estarás solo y acompañado, y amarás y serás amado, y estarás aquí y allá, y poseerás el sello de los sellos y, a medida que caigas hacia el porvenir, sentirás que el éxtasis te posee para ya no dejarte más.



3 comentarios:

Anónimo dijo...

Chido carnal, pero esperate queno he terminado de leer los de hace dias no los juntes tanto tan rapido

adiooos.......

pepe

Vicko Suárez dijo...

los entierros son realmente algo que no me gusta.

me ha pasado que he asistido a unos en los que la tristeza se contagia, el aire que se respira es tan melancólico que hace que las lágrimas broten casi espontaneamente.

Jord∂n∂ ∂m∂r∂nth∂ dijo...

A mi me dan tristeza, pero son inevitables. En el funeral y en el entierro de mi papá realmente sufrí como jamás lo había hecho; no le deseo a alguien este sufrimiento.