viernes, 4 de enero de 2008

Licántropo y Julieta.

Pues bien, muchos y muchas conocen la historia de Marciano y Julieta; resulta que por temor y tristeza le cambié el primer nombre que tenía uno de los personajes. Al principio el chico no se llamaba Marciano, sino Licántropo. Pero por enojos fuertes y pleitos constantes decidí cambiarlo por el nombre que todos conocen. Pero hoy, a las tres de la madrugada decidí volver a ponerle como había pensado antes de escribir las hazañas de Julieta.

Por lo tanto cambié los nombres, bueno el nombre del ser más extraordinario en la vida
de Julieta; así que olvídense de Marciano y nómbrenlo "Licántropo".

Creo que después de hoy cambiaré muchas cosas de mi vida; ahora ya no me interesará caer bien a todos y todas, ya no seré tan típica o frágil. no sé; sólo estaré diferente.

Licántropo soy yo. Julieta es William. Siempre fue así y quise que fuera otra persona para hacer enojar a varios. Lo logré, pero ya estoy harta de todo. Así que regresó a sus inicios esta historia.

8 comentarios:

raúl dijo...

hola ama, qué haces...

raúl dijo...

ya viste los pronósticos del brujo mayor de catemaco jajaja

Amarantha dijo...

no los he visto, qué dicen?

martín dijo...

guau (de wow, pues) amarantha. suenas determinate.

martín de regreso dijo...

determinante, determinante, nan-te (malditos dedos)

Amarantha dijo...

Sí, así es. Ja, ja, ja.

Ibarra dijo...

No tenía idea de esa situación. Siempre encontré algo familiar en los personajes y ahora lo confirmo.

Mientras te sientas bien, ten la libertad para hacer todo aquello que te llene.

bautista dijo...

No se metan con El Brujo Mayor, apóstatas.