jueves, 9 de agosto de 2007

Mientras haya vida: Telenovela sin denuncia real


Pocas veces he visto telenovelas, de pronto salen comerciales e indican que va a ser una "excelente novela y ay que verla". No me cautivan esos comerciales. No he de mentir, he visto novelas al inicio, pero de pronto caen en la monotonía o en la historia choteada y jamás la vuelvo a ver, o quizá, solo por mero chismorreo veo el final.

Las telenovelas que he intentado ver son varias: Quinceañera, Muchachitas, Mirada de Mujer, La fea más bella, Mirada de Mujer, el regreso, Destilando Amor, Agujetas de Color de rosa, entre muchas otras, que de pronto, perdieron el interés que había puesto en ellas. Como verán son de diferentes televisoras, así como de historias; unas intentaron cautivar al público joven, otras al adulto. Habían telenovelas para niños y niñas, como Amigos x Siempre, Luz Clarita, Amy, la niña de la mochila azul, sin embargo, esas no lograron que yo las viera. Actualmente están saliendo refritos o repeticiones de estas novelas televisivas, pienso que por motivo de falta de creatividad y contratos con actores y actrices buenos.

Por otra parte, quise escribir esto, ya que como muchas veces, inicié viendo una nueva telenovela que parecía un éxito telenovelesco: "Mientras haya vida". Ésta inició con una motivación excitante, temas de "actualidad" así como de "infortunios amorosos" [lo común, pero vista de otra forma más chistosa]. Se hablaba de la iniciativa privada gringa por sobre la mexicana; un hombre honesto entre tantos corruptos. Digamos que a mi me pareció atractivo el tema -o los temas- pero, para mi mala fortuna pasó lo mismo que con las otras. Todo iniciaba bien, con los problemas que todo pobre o rico tienen, así como los amores y desamores, pero al final resultaban ser un gran churro.

No he de mentir, la novela me interesaba, por varios factores llamativos: El argentino me parecía atractivo. Ja, ja, ja... lo admito, me gustaba; quería ver cómo se enamoraba de Elisa [Paola Núñez] y después ésta lo mandaba al carajo (digo, siempre pasa eso en las novelas y me causa gracia ver cómo se las gatsan para poder juntarlos nuevamente) y fue así, no pasó mucho para que todos estuvieran mal, tristes, llorando, rompiendo, engañando, teniendo relaciones con todos.

Creía, en verdad, que no se repetirían historias, pero como son situaciones tan comunes ya no saben cómo darle vuelta a los temas sencillos para darle otra perspectiva y no repetir historias. ¿Cómo es posible que todos los personajes se conozcan? ¿Cómo es posible que un multimillonario se enamore de la misma tipa que otros dos? La única actriz que tiene su psicología bien definida es Romina [Romina Gaetani] malévola e inteligente, que intenta destruir para construir...

Esta telenovela parecía que daba para más; pero ha decaído y apenas van unas cuantas semanas de su primer capítulo estelar. No concibo la idea que todos se conozcan, que todos los tipos se interesen por una sola mujer, habiendo millones en el DF. La amiga de una se casa con el hermano del novio de otra, el papá de uno se casa con la mamá de la novia de su hijo, la esposa del papá se tira a todos los hombres que ven... es como un pequeño mundo donde todos y todas viven en perfecta armonía.

También, otros aspectos que me han parecido absurdos, son, por ejemplo, que una de las protagonistas, al ser pobre decidió ser sexoservidora, porque a decir ella "detesta la vida que le tocó, así de pobre y no tener qué comer". Pero, lo más extraño es que su mamá tiene un negocio de comida, una fonda donde las dos hijas mayores pueden trabajar y apoyar en las necesidades del negocio. Ya tiene cuatro días que no veo la novela y no he perdido de mucho; puedo decir que si desean verla, lo mejor de ésta son los actores y las actrices; no por sus actuaciones, sino porque son atractivos visualmente... excepto por alguno que otro que no están como para verlos por una hora.

Sin más, desearía que en la televisión abierta pasaran programas de calidad; no sólo las telenovelas, también los programas de juegos y de variedades. En estos tiempos los empresarios de TVAZTECA y TELEVISA creen que nos darán basura y así estamos contentos. "Alimenten al animal" con programas buenos e inteligentes, no con estupideces... Creo que por eso siempre, al final prefieron ver mil veces caricaturas que telenovelas insulsas y sin sentido. Al menos las caricaturas son chingonas y entretienen. Pienso que ver telenovelas no es "malo" o para personas que no tienen algo mejor qué hacer, al contrario, pueden llegar a ser entretenidas...

2 comentarios:

Lenina dijo...

No tiene nada de malo ver novelas. Aunque le he echado el ojo a un par, ninguna me resulta interesante y bastante has dicho al respecto por qué. En ese caso mejor veo una serie o me leo un cómic, un cuento o una novela corta. El problema de estos programas son los contenidos, el propósito y la producción.

jord∂n∂ ∂m∂r∂nth∂ dijo...

Así es. Yo creí que sería una telenovelaza! de esas que te lelgarían a lo profundo y me quedaría a verla. Pero no. No resulta como yo quisiera, ya perdió chiste, ya perdió contenido. Según es de la vida real y no veo lo real en ella.