miércoles, 4 de octubre de 2006

Horrible.

Cuan triste fue darme cuenta de lo que estaba rodeándome, casi me abrazaba, podía estar junto a mi todo el tiempo, podía dormir conmigo e irse conmigo, o llevarme incluso hasta la tumba, o quizás algo peor; estaba aquí conmigo, aun está conmigo y quisiera sucediera lo contrario.
Me duele todavía, lo horrible está conmigo, me asecha, me destroza, me hace escribir esto, me tensa y me pone nervioso, las cosas no están más bajo mi control, el día de mañana será más largo, y si despierto, ¿seguirá doliendo? ¿Puedo cerrar los ojos y luego dejar de pensar, olvidarlo, desvanecerlo casi por completo y luego recuperarlo, no por despertar esta vez, sino por pensar en ello? y ¿Cómo podría olvidarlo mientras duermo si luego voy a recordarlo cuando despierte? ¿Acaso estoy condenado a tenerlo a mi lado, siempre estando junto a mí, como mi sombra, siempre tratando de tomar mi lugar, devorándome?
Ha sucedido, tengo miedo; estoy solo…
-----------------
William Ibarra

No hay comentarios.: