martes, 15 de agosto de 2006

Vestido blanco

Ya no es igual que ayer, las sombras voraces de su cuerpo se han marchado. El día estaba caluroso, salió despeinada y bostezó. Un chillido a lo lejos sonó: era él.

La persona más terrible ha llegado; corrió lo más rápido que pudo pero fue imposible; estaba cerca. Muy cerca.

De forma violenta la jaló tirándola al suelo. Le arrancó la ropa; el vestido blanco se desprendió ferozmente. Ella gritaba, nadie la escuchaba. Él sonreía y la golpeaba. "Terminando" él desapareció.

Anocheció. La luna, su compañera, se percató de la dolencia de la niña. Dejó de gritar, quedó inmóvil y pensó en matarlo. Noches enteras planeó aniquilarlo, pero jamás volvió a saber de él.
--------------------
Jordana Amarantha
Nota: Este texto está dedicado a la infinidad de mujeres violadas y maltratadas que no pueden hablar por temor a que les hagan más daño. A todas las que tienen deseos de acabar con su sufrimiento a partir de sueños y anhelos, desdetomar un cuchillo y asesinar su dolor hasta utilizar sus palabras para calmar el deseo de morir.

1 comentario:

Jaime dijo...

Magnífico blog, y magnífica tu pluma (exquisito el poema que Lenina tuvo a bien mostrarnos).
¡Sigue así!!!