domingo, 13 de agosto de 2006

Quédate aquí...

"Si no puedo ver, sentiré tu caricia de lejos" repitió Licántropo constantemente. Hasta que su oreja comenzó a sangrar. Al poco tiempo, Julieta sintió un fortísimo golpe en el pecho, y corrió a observar el cielo esperando encontrar a Licántropo. "Esta sensación es extraña, tengo miedo" dijo Julieta con voz temblorosa y abrazándose a sí misma.

Transcurrieron unos días, Julieta recibió una carta:

Amada Julieta:

Hoy he pensado mucho en ti, en tus cabellos negros y tu sonrisa seria, pensé en ti durante unos meses de forma constante. Pero hoy tengo que confesarte que he descubierto mi razón de ser.

En mi viaje a la Luna, reviví momentos de soledad, procurando evocar mi vida pasada, mi vida olvidada. Y en esos recuerdos encontré una imagen, era de ella. La busqué por toda la Luna. La encontré en una casa blanca con puertas azules y ventanas verdes.

Ella es Licántropo, y pensé por unas cinco horas que ella es perfecta para mi. Por esa razón te escribo. Creo que lo nuestro no podrá ser más que sueños y anhelos. Tú eres de Plutón y yo soy de la Luna. No concordamos, no nos complementamos. Pero eso no significa que no te quiera; podremos ser amigos interestelares, sólo que yo estaré aquí arriba, lejos de la Tierra. Espero me comprendas, entiendas que encontré mi alma gemela y me quedaré lejos de ti y no regresaré jamás al mundo de los seres humanos.

Lo siento.

Licántropo.

Al leer esto Julieta únicamente se volvió y miró hacia el suelo, soltó la carta y ésta voló hasta llegar a un charco de lodo. Los ojos de Julieta se llenaron de lágrimas, gotas se escurrieron por sus mejillas y la sonrisa seria dejó de dibujarse en su rostro.

Julieta estaba destrozada; no sabía qué hacer. Corrió hacia un árbol, acostándose abajo de él comenzó a gritar "¡Basta ya de sufrimientos!". No podía respirar, su pecho le dolía. Lloró demasiado provocando que se durmiera del dolor.

Al despertarse Julieta pensó en viajar a la Luna, pero al ver al cielo y observar las estrellas se dijo: "No Julieta, no vayas.. quédate aquí en la Tierra".
---------------------
Jordana Amarantha
Nota: Texto perteneciente a mi colección Licántropo y Julieta.

1 comentario:

Calavera dijo...

Este otro es muy duro y triste.