miércoles, 16 de agosto de 2006

-Consternados, rabiosos-

Así estamos:
consternados,
rabiosos.
Aunque esta muerte sea
uno de los absurdos previsibles.

Da vergüenza mirar
los cuadros,
los sillones,
las alfombras.
Sacar una botella del refrigerador.
Teclear las tres letras mundiales de tu nombre
en la rígida máquina
que nunca,
nunca estuvo
con la cinta tan pálida.

Vergüenza tener frío
y arrimarse a la estufa como siempre
tener hambre y comer
esa cosa tan simple.
Abrir el tocadiscos y escuchar en silencio
sobre todo si es un cuarteto de Mozart

Da vergüenza el confort
y el asma da vergüenza.
Cuando tú comandante estás cayendo
ametrallado,
fabuloso,
nítido.

Eres nuestra conciencia acribillada.

Dicen que te quemaron
¿con qué fuego van a quemar las buenas,
buenas nuevas?
la irascible ternura
que trajiste y llevaste,
con tu tos,
con tu barro.

Dicen que incineraron
toda tu vocación,
menos un dedo.

Basta para mostrarnos el camino
para acusar al monstruo y sus tizones;
para apretar de nuevo los gatillos.

Así estamos:
consternados,
rabiosos.
Claro que con el tiempo la plomiza
consternación
se nos ira pasando
la rabia quedará
se hará más limpia.

Estás muerto,
estás vivo,
estás cayendo,
estás nube,
estás lluvia,
estás estrella.

Donde estés,
si es que estás,
si estás llegando.
Aprovecha por fin
a respirar tranquilo,
a llenarte de cielo los pulmones.

Donde estés,
si es que estás,
si estás llegando
será una pena que no exista Dios.
Pero habrá otros,
claro que habrá otros,
dignos de recibirte
comandante.


------------------
Mario Benedetti
Nota: Montevideo, octubre de 1967. Este poema fue escrito para el comandante Ernesto "Che" Guevara de la Serna. Sin embargo, este poema lo tomo como propio, como personal. Es para el "Che", lo sé. Pero todo lo que dice me recuerda a mi padre. Mi papá siempre luchó por causas justas. Él siempre creyó en la gente y la disposición de todos para mejorar la vida de los demás. Él fue de todos, para todos y no sólo para la familia. Él siempre vivirá en mis pensamientos, en mis acciones.
Mensaje cortado del poema de Benedetti para mi papá: Aunque esta muerte sea uno de los absurdos previsibles. Estás muerto, estás vivo, estás cayendo, estás nube, estás lluvia, estás estrella. Aprovecha por fin a respirar tranquilo. Donde estés, si es que estás, si estás llegando será una pena que no exista Dios. Pero habrá otros, claro que habrá otros, dignos de recibirte.
Aunque realmente cuasi todo el poema le queda muy bien.

5 comentarios:

Jaime dijo...

Hemoso epitafio, , el cual dice mucho de tí y de los que así han hecho que seas.
NO CAMBIES.

jord∂n∂ ∂mÿ dijo...

Si vieses mi casa. Montones de cuadros del Che por todos lados... aveces creo que es una mentira. El único que, en mi casa, mantenía "la revolución" en su sangre era mi papá. Pero ya qué se le va a hacer.

jord∂n∂ ∂mÿ dijo...

*Dato: Con lo de la mentira me refería a mi familia,jejejeje.

Jaime dijo...

Una mentira, mientras no pierda su credibilidad, seguirá vigente.

" Muy despacio se mueve
el corazón, señala
las horas de la noche .
Lucen altas las estrellas.
Víve por él un muerto
que ya no tiene rostro;
bajo la tierra yace,
como el vivo, esperando"

Otros no tuvieron tanta suerte, mi abuelo paterno (que en paz descanse) luchó al lado del gobierno de la República durante la guerra civil (1936-1939), derrotado, atrapado en francia, tuvo que ser testigo de la decadencia del gobierno por el cual dejó su juventud, y así tuvo que recordar su sacrificio, como un desengaño inútil.

jord∂n∂ ∂mÿ dijo...

Perder la vida, viendo que la lucha y el esfuerzo puestos en lo que se cree haya sido en vano es moralmente triste, desalentador y cruel.

Aunque aveces [no lo digo por este caso] es mejor perder y después seguir luchando.