domingo, 13 de agosto de 2006

Cigarro, placeres e imaginación

Tomé un cigarrillo y lo encendí. Con toda tranquilidad, caminé hacia las cortinas de aquella ventana vieja, mis pechos descubiertos no fueron notados. Dos de la madrugada -aún conversando. La luna estaba dormida y las estrellas únicamente saludaban a unas cuantas personas. Los sonidos nocturnos no hicieron que me doblegara, quería seguir escuchando tu voz, imaginarte a mi lado. Al final mi cuerpo estaba húmedo y desnudo, esperando el llamado nocturno de tu voz, donde los placeres, el cigarro y la imaginación coincidirán.
--------------------
Jordana Amarantha

No hay comentarios.: